15/3/14

¿CÓMO DIOS CREÓ EL UNIVERSO?



(22.10.88)

Temas:

    1.          Explicación de la energía creadora (“el Fuego Cósmico”)

    2.          Creación de las Jerarquías divinas

    3.          Antigua colaboración entre los ángeles y los hombres

    4.          El idioma de los atlantes

    5.          La lengua de los iniciados

    6.          Relación entre la conciencia y el pensamiento

    7.          Creación por los magos de entidades artificiales

    8.          La maldición de Tutankamón es verdadera

    9.          Limpieza cíclica del plano astral

10.          El impulso creador de Dios se encuentra también en el hombre

11.          El desarrollo de la autoconciencia

- Los animales y los árboles también piensan

12.          La razón oculta de la destrucción de la Atlántida

13.          ¿Por qué se escribió la Doctrina Secreta?

14.          El hombre está destinado a recibir el poder de Dios

- Es inevitable la aparición de los magos negros

15.          El aspecto oculto de kundalini

16.          Futuro derrumbe de la masonería y otras instituciones iniciáticas

17.          ¿Por qué no siempre funciona el pensamiento positivo?

18.          Hay que descender la conciencia al interior del cuerpo para entender su enfermedad y sanarse

19.          El Poder de Dios





1.  EXPLICACIÓN DE LA ENERGÍA CREADORA
("EL FUEGO CÓSMICO")



Pregunta: ¿Cuál es la relación entre el fuego físico tal como lo conocemos y el fuego energía?  ¿Cuál es la naturaleza del fuego eléctrico y la naturaleza del fuego cósmico?

(Nota: Para comprender mejor la explicación que sigue, les recomiendo que primero lean explicación esotérica de E=mc² y luego cuando lean este capítulo, cada vez que vean la palabra “fuego” reemplácenla en su cabeza por la palabra “energía” y verán que el discurso se vuelve mucho más comprensible.)

Esta es una pregunta que no le interesa realmente a todos, pero intentando contestarla, voy al mismo tiempo tratar de responder a lo que cada uno de ustedes vino a buscar.

Me proponen de hablar sobre el fuego. Para entender lo que es el fuego y lo que son los fuegos, es necesario primero admitir que ¡todo es fuego!  Y empezar el análisis en un aspecto de la creación que es muy material, que es justamente el plano físico.

Verán, cuando se intenta comprender lo que es el agua, lo que es la tierra, lo que es el aire, el éter y el fuego físico. Pues bien, uno se da cuenta, desde una perspectiva esotérica, que TODO es fuego, y que el agua en realidad es fuego (energía), pero un fuego condensado hasta el punto en que teniendo un cierto número de átomos, un cierto número de partículas vibrando en cierto nivel, ese fuego puede dar lugar a la existencia del agua. De la misma manera para la tierra, de la misma manera para el aire. O sea que el aire que respiran no es otra cosa más que fuego. Ahora bien, si es fácil poder imaginarse calentarse cerca de una hoguera, en cambio no es fácil imaginar estar respirando fuego, y sin embargo es la verdad.

El fuego es el mismo, sólo que, desde su expresión más alta que puede ser considerada como divina, hasta su expresión más baja que corresponde a la materia, el fuego va a manifestarse en diferentes grados de exteriorización, y cada uno de esos grados va a corresponder a diferentes niveles de conciencia. Así la naturaleza va a poner a disposición del cuerpo físico (que necesita oxígeno para vivir): los pulmones. Y los pulmones van a tener la capacidad (porque la inteligencia para hacerlo les va a ser dada) los pulmones van a tender la capacidad de procesar ese fuego que es el aire.

¿Es que esto significa que el aire es un fuego tan rimbombante como el fuego que hay en la hoguera?

No, para nada. Su naturaleza profunda es exactamente la misma, ya que los dos están hechos de energía, pero esta se manifiesta de manera diferente.

¿Por qué el aire es fuego, y por qué las personas que tienen que trabajar enormemente con un signo de aire, cuando ellas comienzan a trabajar en las octavas superiores de la evolución, trabajan en realidad con las energías del fuego?

Es importante que esas personas entiendan bien ese aspecto, para poderlas guiar adecuadamente en su evolución y que comprendan lo que se requiere de ellas.

¿Por qué el aire es fuego?

Simplemente porque el fuego cósmico, el fuego energía que en las octavas superiores de la creación es fuego divino, al condensarse en la materia va formar el aire, y este aire va a formar la atmosfera de la Tierra (en el caso que les concierne).

Y si se desciende un poco más abajo en el planeta, uno se da cuenta que ese fuego energía se condensa más y se transforma en liquido para formar los ríos, los lagos y los océanos.



En relación con la tierra misma (es decir con la corteza terrestre) ahí el asunto es un poco diferente. La tierra es la única parte de la creación terrestre que sea a la vez un fuego energía contraído, y que contenga al mismo tiempo una especie de polvo eterno, el cual realmente está muerto. Y que incluso, después de disolución del fuego energía, o para ser más precisos, de la restitución de su fuego a la divinidad que hizo el favor de proyectar una parte de su esencia para densificarla y que así una creación pudiera llevarse a cabo. Pues bien, aunque todos los fuegos hayan regresado a su origen, ese polvo del que les hablo, permanece existiendo en el espacio.

Es un poco como si en ese campo de creación que es el Universo, existiera para la eternidad, una especie de sustancia que está muerta, como lo está un hueso seco, y esa substancia es la materia de base que va permitir a los diferentes fuegos (a las diferentes energías) aferrarse con la parte más densa del plano físico y así crear los diferentes elementos.

Este polvo cósmico es de cierta manera comparable al núcleo del átomo que sirve de anclaje para cargar de electricidad a las partículas (aunque a diferencia de ese polvo, el núcleo del átomo no está muerto).


Del mismo modo, este polvo de materia que queda después de sublimación y restitución de todos los fuegos (de todas las energías). Pues bien, este polvo representa el punto de anclaje para que la Jerarquía de los fuegos pueda concretizarse en la materia, y para que estos fuegos puedan tener una exteriorización, una historia y una creación.


Preguntarse sobre la existencia de ese polvo cósmico, de esa unidad de materia que ha existido, que existe y que existirá, no es un punto muy interesante de la filosofía esotérica. Por lo que les pido que admitan simplemente la cosa para que puedan comprender el proceso de la creación.


Pues bien, ahora que hemos visto el aspecto más denso del fuego cósmico, ahora hay que remontar muy alto hasta el Espíritu Divino, porque de lo contrario no van a entender muy bien cómo es la Jerarquía de los fuegos.

El Espíritu Divino es algo que no voy a tratar de determinar, de definir en este discurso, porque requeriría de otra tarde para hablar. Es demasiado largo abordar ese tema, por lo tanto les pediré que por el momento simplemente consideren a Dios como existente, como una entidad eterna, toda poderosa y omnipresente, e imaginen que en su primer acto de exteriorización Dios va a crear Inmensas “FLAMAS DIVINAS”.



2.  CREACIÓN DE LAS JERARQUÍAS DIVINAS



En su primer acto de exteriorización, Dios va a crear lo que podrían imaginar cómo inmensas “Flamas Divinas” pero cuando digo esto, no piensen que esas “Flamas” son entidades diferenciadas del Creador, o formas perteneciendo a la creación. No. Cuando digo que Dios va a crear esas “Flamas Divinas” quiero decir con eso que va a proyectar parcelas de su Espíritu, y es así que en un primer impulso divino se forman lo que en el esoterismo se suele llamar:

Los Logos  (que son las manifestaciones de Dios) y quienes van a tener la tarea de predeterminar la creación, de dirigirla y de hacerla evolucionar.

Estos inmensos Seres Cósmicos que son los “primeros nacidos del Espíritu” (para emplear una frase conocida por ustedes), al mismo tiempo que son un reflejo de Dios, también están ligeramente diferenciados de Dios y pueden por lo tanto ser nombrados de manera diferente a Dios, lo cual por cierto es muy interesante para hombre, porque si estos Seres no pudieran ser nombrados, y sobre todo ser nombrados diferentemente de Dios, el hombre no tendría jamás la posibilidad de entrar en contacto con ellos, y esperar algún día trabajar con ellos, en el transcurso de su evolución.

(Ya que propiamente a Dios no se le puede nombrar, porque no tiene nombre, ÉL es lo ABSOLUTO, lo INFINITO. ÉL designa un nombre a todos los seres, pero ÉL está más allá de lo que puede ser nombrado, y es por eso que a Dios también se le llama con el término del “INNOMBRABLE”)

Esos Logos son entonces reflejos de Dios, diferenciados ligeramente de Dios, pero no son seres definidos y determinados como ustedes lo son. Por ejemplo, cuando se miran en el espejo, saben quiénes ustedes son, saben que son Pedro, Juan o Ana, saben que en vuestro cuerpo sólo hay una sola persona. En cambio con estos inmensos Seres cósmicos no sucede lo mismo:

  • En su primer reflejo ¡son absolutamente el Espíritu de Dios! 
  • En su segundo reflejo, estos Seres van a generar a las grandes Jerarquías divinas.

Estas Jerarquías divinas están constituidas por toda una serie de entidades. De seres que van a ir desde el punto más cercano del Espíritu del Logos, hasta el punto más denso del Logos (hasta los elementos del mundo físico). Y todas esas entidades tomadas desde el punto más bajo hasta el punto más alto, constituyen de hecho toda la naturaleza de ese inmenso Ser cósmico y componen la vida del Logos.


Lo que no quiere decir que la pequeña entidad que va a manifestarse en el plano físico de algún mundo (en nuestro ejemplo sería el pequeño espíritu del fuego) será capaz de irradiar el entero de la entidad que está en el Cielo y de la cual obtiene la vida (supongamos que sea el serafín ya que en la teología católica, son la orden más poderosa y elevada, la cual rodea el trono de Dios).

No. Por el contrario, la pequeña entidad será terriblemente diferenciada, ella tendrá mucho menos poder, mucho menos energía, mucho menos discernimiento, mucho menos conciencia, y por lo tanto podrá ser dominada y controlada por el hombre. Algo que para nada puede ser la entidad primordial. Sin embargo, esa pequeña entidad que está en la Tierra (la salamandra) es una célula de la gran entidad que se encuentra en el Cielo (el Serafín).

Por lo tanto el Logos va (a través de la manifestación de una jerarquía de seres) desde el punto más cercano a Dios, hasta el punto más alejado de Dios (o sea el plano físico) y todo eso es exactamente la misma energía de ese inmenso Ser cósmico, sólo que individualizada en diferentes entidades y en diferentes grados de intensidad.

Para los Logos, por lo tanto no se trata de crear como lo hizo Dios, a través de su acto de emanación. Ni tampoco de crear como pueden hacerlo otras entidades situadas más abajo (por ejemplo los humanos, quienes utilizando la substancia mental y astral pueden crear en el plano físico). Para esas entidades, crear se vuelve simplemente un descenso.

Los Logos no tienen la capacidad de crear como lo hacen los seres de la creación, porque ocupando un nivel prealable a la creación, y ese nivel requiriendo de ciertas leyes y ciertas reacciones hacia esas leyes. Esos inmensos Seres no tienen la capacidad de crear algo, alguien o una energía que sean diferentes de ellos mismos.

Para que lo comprendan mejor, esquematicemos el proceso de la creación.

Inicialmente no hay nada, pero lo que se dice nada de nada. No hay ninguna substancia, ninguna energía con la cual poder crear.


Luego surge Dios en un plano de existencia muy elevado que podemos visualizarlo como una Luz Divina inmensa en otra dimensión, en la más elevada dimensión que podamos concebir.


Dios va proyectar parcelas de su Espíritu en un plano de existencia un poco más bajo que son los Logos de la Creación.


Estos Logos tienen por tarea de de predeterminar la creación, pero como no tienen nada con qué hacerlo, para lograrlo van a utilizar su propia esencia densificándola y generando así toda una jerarquía de seres.


Estos seres divinos van a generar las diferentes fuerzas, energías y demás requerimientos (como por ejemplo los planos de existencia inferiores) que van a servir de base para la elaboración de la creación, de la cual sólo vemos el plano más denso que es el universo físico.



Esos Logos en el inicio de la creación, cuando se encuentran lo más cerca posible de la emanación divina y de su periferia, uno se da cuenta de que todos esos inmensos Seres cósmicos actúan de un mismo instinto creador que Dios, y no crean seres diferentes, sino que se infiltran en formas que enmascaran. Esas formas o esos seres están constituidos de la misma substancia que la entidad que los creó. Por lo tanto se puede decir que el Logos vive (desde su plano divino de existencia) un verdadero descenso hacía la materia.

Así, en las primeras etapas de la creación (de la emanación más exactamente) la creación no se produce como lo haría un alfarero que toma un trozo de arcilla y comienza a hacer una cerámica. No, la creación se lleva a cabo por la contracción de un Logos que acepta de densificarse para que justamente pueda haber una creación.


¿De qué manera lo hacen?

De una manera sencilla de describir, pero no necesariamente fácil de entender. Imaginen el Espíritu de ese inmenso Ser como una conciencia que emite una gran radiación. Todo el mundo es capaz de imaginar un poco lo que puede ser la conciencia. Imaginen que por instinto cósmico u orden divina, una creación debe tener lugar. A ese momento, esos Logos tienen el deber de contraer su propia radiación que emiten y en la que existen, lo que va dar lugar a una jerarquía de seres.

Para facilitar la comprensión, visualícenlo como si fueran ese Logos.


Vuestro espíritu va a contraer una parte de su radiación para formar toda una jerarquía de pequeños seres que van a constituir vuestra “creación personal”, así a un nivel de densificación la radiación de vuestro espíritu va a crear las partículas mentales que van a formar vuestro cuerpo mental, y a un nivel más denso, va a crear las partículas astrales que van a formar vuestro cuerpo astral, y así hasta llegar al nivel más denso en donde esa radiación va a crear las células que van a formar vuestro cuerpo físico.

Igual con los Logos, sólo que a una escala ¡mucho mayor!


La jerarquía de seres creados a partir del Logos, por la magnificencia de la creación, van a volverse independientes del Logo. Y cuando digo independientes no me refiero a que van a poder hacer no importa qué, sino que a partir de ese momento, van a estar dotados de una auto-conciencia. Pero no son independientes en el sentido de que van a poder hacer no importa qué, porque habiendo sido creados a partir de la contracción de esa entidad cósmica y ella misma siendo un reflejo de Dios, esos seres van a tener por principio de obedecer ante todo a la Ley Divina. Lo que hace que todas esas Jerarquías divinas tienen un solo propósito, que es obedecer a la Ley y operar la Ley, para que el gran engranaje que es la creación pueda funcionar y que el Universo pueda tener una historia.


¿Qué hay del acto creativo de esos seres que constituyen las Jerarquías divinas?

De la misma manera que todo se proyecta desde lo infinitamente grande a lo infinitamente pequeño (lo que da lugar al principio: “como es arriba, es abajo”) a su vez esos seres van a tener el deber de contraer una parte de su radiación para emanar energía, fuerzas o simplemente un círculo de entidades más pequeñas.

Esas Jerarquías divinas están construidas bajo una estructura piramidal.


El Logos par densificación de una parte de su radiación forma seres un poco más pequeños y densos que él (supongamos los serafines), quienes a su vez por densificación de una parte de su radiación forman seres un poco más pequeños y densos que ellos (supongamos los querubines) y así progresivamente. Y no todos van a crear un grupo “inferior” de seres. Algunos como por ejemplo los ángeles van a crear las energías que van a permitir que la creación funcione.

Si el ser creado, a su vez va a crear energías, eso significa que ese ser va a tener el control de esas energías, y es por eso que a los magos y a los ocultistas en general, les interesa enormemente entrar en contacto con los ángeles, porque es entrar en contacto con el Poder Divino, ya que quien logra hacerse el amigo de esos manipuladores del Fuego Cósmico, tiene a través de ellos acceso a la red de fuerzas de la Creación.





3. ANTIGUA COLABORACIÓN ENTRE LOS ÁNGELES, LOS HOMBRES Y LOS ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA



OBSERVACIÓN

En la actualidad la gente imagina los ángeles como lindos seres llenos de amor, enviados por Dios para ayudar, proteger y guiar a los humanos.



Cierto el ángel es un ser de amor, pero ante todo es un ser de
¡PODER!


Esto se debe porque la Jerarquía angelical es la poseedora del Fuego Sagrado (el “Poder de Dios”), es la que va surtir y manejar la energía de la Creación. Por lo tanto los ángeles son seres que pueden proyectar una cantidad increíble de energía. Cuando ellos hacen contacto con nosotros atenúan sus fuerzas lo más que pueden para no lastimarnos con su intensidad. Pero cuando se colabora directamente con ellos para hacer manejos de energía, se requiere ser un mago experimentado, sino se arriesga a ser destruido. (ver relación: discípulo - ángeles - magia - chakras)

_  _  _

Ahora bien, entrar en contacto con la Jerarquía angelical es algo que les interesa enormemente a los magos y a los ocultistas en general, porque es entrar en contacto con el Poder Divino, ya que quien logra hacerse el amigo de esos manipuladores del Fuego Cósmico, tiene a través de ellos acceso a la red de fuerzas de la Creación y entonces cualquier cosa se puede realizar. Lo que no quiere decir que cualquier cosa se puede realizar porque tal es la voluntad de Dios. Cuando un hombre y un ángel combinan sus ideas y sus voluntades es también porque existe el libre albedrio y no necesariamente tiene que ser porque el plan divino así lo quiso, lo planeó y lo lleva a cabo.

Ha habido así a través de los tiempo a menudo colaboraciones entre los ángeles y los humanos, colaboración entre ese jefe de una red de fuerzas y un hombre, un hombre que fue capaz de atraer al ángel, de hacerse su amigo, de determinar un plan y de poner en acción todo lo que se requiriera para que ese plan se lleve a cabo.

Los magos del pasado eran perfectamente capaces de hacer eso y mientras que esos magos siguieron – tan bien como lo pudieron – el plan para la evolución de la naturaleza y de la humanidad, esa colaboración fue mantenida. O sea que los maestros de la poderosa Jerarquía no vieron ninguna objeción a que de trabajos independientes y paralelos fueran efectuados.

Sin embargo, a partir de cierto momento, los hombres comenzaron a usar las fuerzas de la Creación sin que realmente hubiera un beneficio para la naturaleza y la humanidad en su evolución. Lo que provocó que los ángeles repudiaran la alianza y es por eso que hoy en día es tan difícil volver a hacer una alianza no sólo con los ángeles, sino con los seres invisibles en general. Y es por eso que también es muy difícil tener el consentimiento del Maestro, consentimiento que va dar acceso al ejercicio de la voluntad sobre un círculo de ángeles y la red de energías que manejan.

En otras palabras, por haber abusado de esa alianza, los hombres se encontraron de repente completamente solos en sus cuerpos, sin la compañía del poderoso ángel, y sin también la compañía de los espíritus de la naturaleza, quienes también pueden tener un poder muy grande en ciertos casos específicos, ya que es a partir de ese momento que el hombre comenzó a ver la duración de su vida reducirse y comenzó a envejecer.

Antes el ser humano no envejecía, y cuando digo antes no estoy haciendo alusión a un “Paraíso perdido” (el Jardín de Edén). Era la condición humana que quería eso, simplemente porque a través de esa alianza, los diferentes reinos (el reino humano, el reino angelical y el reino de los espíritus de la naturaleza) se encontraban en estrecha colaboración y se ayudaban mutuamente.

El ángel podía desempeñarse a través del ser humano en el plano físico y así tomar algunas experiencias de la materia que enriquecían su conciencia. Y el humano podía realizar grandes cosas gracias a la energía del ángel, lo que le permitía desarrollarse enormemente y alcanzar grandes estados de conciencia. Pero algunos hombres tuvieron que mezclar las necesidades de la evolución humana con los deseos de la soberbia humana.

Entonces, esas correspondencias mutuas fueron interrumpidas y el hombre comenzó a desvitalizarse, porque los espíritus de la naturaleza ya no podían más pasar a través de su cuerpo. Exactamente como lo hacen por ejemplo con la flor, en donde el pequeño espíritu de la flor la atraviesa y atraviesa para alimentarla y hacerla eclosionar. De la misma manera que los espíritus del agua pasan y repasan constantemente a través de las cascadas, o a través de las olas, para dinamizar el agua y habitar su elemento.


Entonces de la noche a la mañana, el hombre se encontró todo solo en su cuerpo, con sólo el elemental de la naturaleza que está ahí como automatismo inconsciente para hacer funcionar el cuerpo. Para que pueda respirar sin que tenga la necesidad de pensarlo, para que pueda digerir sin que tenga la necesidad de comandar su estomago, sus intestinos y demás órganos. Pero la verdadera presencia del espíritu regenerador ya no se encontraba.

A partir de ese momento, el cuerpo estando dejado solo a la influencia de la mente del hombre y a la influencia de los ciclos de la naturaleza, o sea del tiempo. A partir de ese momento, el tiempo volviéndose activo sobre el cuerpo, el cuerpo comenzó a degenerarse.

(En ese tiempo del que habla Pastor, los humanos también morían, pero no por vejez, sino porque su ciclo de vida había terminado, como los arboles. Y la duración de la vida era mucho más larga. Tal vez las enormes duraciones de vida que acredita la Biblia a los personajes del Antiguo Testamento y que progresivamente fueron disminuyendo, sean una alusión simbólica a esos tiempos.)

Lo que no quiere decir que el ciclo de lo que ahora llaman vejez exista a causa de ese derrumbe del hombre. Poco a poco, la naturaleza retoma sus derechos, retoma sus directivas y automáticamente viene a instalarse un nuevo ciclo que efectúa nuevas leyes. Si bien que ahora envejecer pertenece al ciclo normal de la vida.

Cuando digo que la relación antes era posible entre los humanos y los ángeles, sin duda las curiosidades se avivaron, y muchos quisieran saber en ¿qué época sucedió?

No fue en una época tan lejana de la suya y no era una civilización tan diferente de la suya. Esa civilización hoy en día la conocen como la Atlántida.



4.  EL IDIOMA DE LOS ATLANTES



Pero en realidad ese no es su verdadero nombre y su verdadero nombre es actualmente impronunciable con las silabas que disponen sus lenguas, ya que el idioma de los atlantes era una lengua completamente diferente de lo que se habla hoy en día. Y con esto no quiero decir que los atlantes estaban provistos de una garganta especial o de cuerdas vocales diferentes.

Para nada.

Simplemente deben de saber que las silabas que los seres humanos son capaces de emitir, dependen no solamente del rayo al cual pertenecen, y en esto me refiero de manera colectiva (su nación), sino también y sobre todo es en relación directa con el rayo que determina el periodo evolutivo que está en proceso. (Hay un rayo determinante para cada raza-raíz)




5.  LA LENGUA DE LOS INICIADOS


Es por eso que los idiomas cambian a través del tiempo, exactamente como las religiones cambian, como los cultos cambian, porque los sonidos que emiten los hombres a través del lenguaje, son portadores de una serie de vibraciones. Esos sonidos son portadores de un cierto poder creador y son generadores de algunas geometrías, algunos colores y algunos olores en los planos sutiles. Por tanto, es normal que a medida que el ser humano cambia y evoluciona, su lenguaje también cambie para que justamente los sonidos que son puestos a su disposición, puedan crear otras geometrías, otros colores, otros perfumes, otras resonancias en los planos sutiles.

Es por eso que en la Tierra existe un idioma que sólo es conocido por los iniciados. Sin embargo, ese idioma no es una lengua que se aprenda. No hay un profesor que se las vaya enseñando a medida de vuestras iniciaciones. Es una lengua que ustedes conocen de manera espontanea al momento de alcanzar cierta iniciación, y sobre todo cuando se encuentran en presencia de otro iniciado.

Por lo tanto no necesariamente van a tener presente en su mente ese idioma cuando se encuentren en el mundo cotidiano y hablen con las personas usuales. En cambio, tan pronto como se encuentren (ya sea de forma física o sutil) en presencia de otro iniciado, y de un iniciado más avanzado que ustedes. En ese momento, recordarán y se comunicarán con ese idioma.

Para que capten mejor mi explicación, imaginen que ese idioma fuera “el lenguaje del alma” para hacerles comprender que su conocimiento es espontáneo (aunque propiamente el alma no tiene un idioma).

El alma no tiene idioma propio, simplemente porque hablar no es parte de su expresión natural cuando se encuentra en su plano sutil de existencia. Esto debido a que el habla no es de ninguna utilidad en ese plano, en cambio la emisión de ciertos clichés sirve perfectamente para comunicarse.

Este idioma de los iniciados existe porque existe en lo “invisible” (en los planos sutiles) diferentes grados de lo que podríamos llamar “la Mente Divina”. Y si tratamos de analizar la parte del mental divino que existe entre el circulo de los maestros y el circulo de los iniciados (los discípulos ya avanzados) nos damos cuenta que la mente divina creó ese idioma para que haya un punto de comunicación entre iniciados y maestros.

¿Por qué la mente divina se tomó la pena de crear un idioma que sea  espontáneamente conocido por los maestros y los discípulos avanzados?

Simplemente porque para volverse un Maestro (o sea un iniciado de alto nivel), esto no se logra simplemente con la elevación de la conciencia en una unidad cósmica más grande, ya que volverse cada día un más grande iniciado, es también entamar el aprendizaje del manejo de ciertas energías, y en particular el manejo del poder que se genera con el pensamiento y la pronunciación de ese pensamiento a través de la palabra.

(Por lo tanto ese “idioma de los iniciados” es un idioma que creó la Mente divina para que los maestros puedan comunicarse con los discípulos avanzados y ayudarlos en su desarrollo, aunque hablen idiomas “terrestres” diferentes.)

Y es por esa razón que aquel que se encuentra en el camino de la iniciación, tiene que aprender enormemente, no sólo a controlar su substancia mental, sino también a organizarla. A hacerla vivir como una entidad productiva y a no articularla que en los instantes en que es necesario.

(Todos generamos con nuestros pensamientos y nuestras palabras fuerzas creadoras o destructivas. Afortunadamente en el común de los humanos, ese poder está muy poco desarrollado, lo que hace que sus pensamientos y palabras tengan muy poco efecto, pero a medida que el iniciado va desarrollando el poder, tiene que ser muy cuidadoso con lo que piensa y dice.)

El iniciado tiene por lo tanto que aprender cada vez más a disociar la conciencia del pensamiento.




6.  RELACIÓN ENTRE LA CONCIENCIA Y EL PENSAMIENTO


La gente suele considerar que conciencia y pensamiento son lo mismo, y aunque de cierta manera es cierto, también es falso.

 Es cierto cuando se ve el asunto desde la Tierra y uno se dice:

« Bueno, si pienso es porque entonces existo, es porque mi alma está presente, me da una conciencia. Esta conciencia es el testigo, el elemento por el cual puedo darme cuenta de mí y del mundo que me rodea. Y lo que siento a través de esa experiencia, va a generar pensamientos. »

El proceso es así, es cierto que se pasa de esa manera, pero no hay por lo tanto que concluir que conciencia y pensamiento sean una y misma cosa. O entonces, habría que pensar que todo es conciencia.

Pero, ¿de qué manera?

Imaginar que todo es conciencia equivale a imaginar que el hombre viviera como una entidad pura, ahora bien sucede que en la actualidad el hombre es todo excepto una entidad pura. Todo el tiempo está juzgando, criticando, maldiciendo. Constantemente está pensando mal de él y de los demás, y toda esa negatividad no es la acción de la conciencia, sino la acción de los pensamientos que genera ese hombre, debido al estado todavía involutivo en el que se encuentra.

Entonces, ¿qué es el pensamiento y qué es lo que lo crea?

Pues bien, habría que imaginar el pensamiento (ya sea intelectual o meditativo) como aquello que queda del testigo que es el alma cuando cae en el plano físico. Y el hecho de que sólo sea lo que queda, diferencia completamente el pensamiento de la conciencia.

La evolución lleva a que el ser se vuelva una conciencia pura, sin embargo el pensamiento demorará todavía durante un largo ciclo. Con esto quiero decir que el pensamiento no va a sumergirse completamente en la conciencia y ya no dar lugar más que a de la conciencia, sólo porque el hombre comienza a ser positivo, a ser bueno y a meditar.

Durante un gran periodo de la evolución y un gran periodo de la iniciación, el pensamiento demorará presente y adjunto a la conciencia. Lo que va permitir al discípulo tener la capacidad de ser el observador de sí mismo. Si el discípulo fuera sólo conciencia, entonces él sería (de manera simplificada) simplemente en contemplación de él mismo y de su naturaleza divina. Ahora bien, el hecho de que todavía el pensamiento coexista con la conciencia, le va a permitir al discípulo darse cuenta de los aspectos que todavía no domina (de sus debilidades, de sus deficiencias) y trabajar en ellas para perfeccionarse. Y también todavía va a ser capaz de actuar en el mundo físico.

Su conciencia poco a poco se va a hacer más predominante hasta el día en el que finalmente el pensamiento se disuelve completamente en la conciencia y en donde no queda más que un gran pensamiento (el pensamiento divino) o si prefieren, una gran conciencia. Elijan el término que prefieran, poco importa.




7.  CREACIÓN DE ENTIDADES ARTIFICIALES POR LOS MAGOS


Entonces, cuando el ser humano piensa, crea formas en los planos invisibles (como ahora ya es sabido) que con la energía suficiente, terminan por concretizarse en el plano físico. Sin embargo, la mayoría de las personas sólo son capaces de crear en el plano astral. En cambio, los magos (los verdaderos) utilizando cierto método, pueden obligar a que ciertas jerarquías de seres, creen y manifiesten sus deseos hasta en el plano físico.

Ese método se compone de tres etapas:
  • En la primera etapa, el mago por medio de su invocación hace descender hasta el plano físico la jerarquía que le interesa llamar (lo que no quiere decir que esta se hará visible en el plano físico, pero si se hará presente) y como toda jerarquía está asociada a una energía y viceversa, una vez descendida la jerarquía, el mago la retiene para utilizar su energía. 
  • En la segunda etapa, el mago por medio de un procedimiento va a hacer que la energía de esa jerarquía se difunda en los planos sutiles (más precisamente en lo que se conoce como el plano etérico y el plano astral). 
  • Y en la tercera etapa, que es la más importante, el mago va a forzar a esta jerarquía a crear en los planos citados, para que así su pensamiento se manifieste, ya sea para lanzar un hechizo malo, un hechizo bueno, o para elaborar cualquier otra cosa

¿Por qué la tercera etapa es la más importante?

Simplemente porque todo ser creado, que sea en un plano sutil o el plano físico, todo ser creado para que tenga una existencia, para que tenga una vida propia, debe a un momento dado de su creación, ser infiltrado por un egregor, aunque este sea artificial. Ya que sin un egregor, la creación no puede tener lugar, sin importar el gran poder que disponga su creador. Es por eso que  para el mago, le es imprescindible infiltrar su voluntad creativa en un egregor para que se produzca la materialización del objeto que desea o de la situación que quiere que se realice.

Entonces, a partir del momento en que la energía es llamada a descender hasta el plano físico, que luego esa energía es expandida en los planos sutiles y que al final es encajonada para formar una entidad que va tener que volverse productiva, ya que ha sido individualizada. A partir de ese momento, el mago o el sacerdote alquimista va verdaderamente ver realizado el fruto de su voluntad.

¿Por qué insisto en el hecho de que la entidad habiendo sido individualizada, va volverse productiva?

Debido a que es la acción de una ley. Una ley que por cierto debería advertirlos contra cualquier actividad un poco loca e inadecuada en relación con la magia, el psiquismo, o la meditación mal controlada.

Cada vez que el hombre piensa a la manera de un mago, que el hombre quiere crear con su voluntad y ciertas palabras de poder, crea en el astral una especie de fantasma. Ese fantasma no existe todavía por sí mismo, es por el momento, solo el reflejo, la apariencia del pensamiento, del deseo que emite el mago. Pero una vez que el mago ha infiltrado su pensamiento en un egregor por medio de la jerarquía que ha invocado, ese fantasma deja de ser una apariencia, para convertirse en una entidad activa individualizada con existencia propia. (Y su creador se va a volver karmicamente responsable de lo que haga su creación).




8.  LA MALDICIÓN DE TUTANKAMÓN ES VERDADERA


Y es así que en los tiempos del Antiguo Egipto, los sacerdotes egipcios inventaron entidades que no existen en la naturaleza, para diferentes propósitos, entre otros, crearon a los guardianes de las tumbas para protegerlas de los intrusos.

(Igualmente, a través de ese procedimiento, desde tiempos muy antiguos [la Atlántida] y probablemente incluso hasta hoy en día, los magos han creado múltiples entidades artificiales para que les den a ellos o a un grupo específico de hombres: protección y riqueza material.)

La duración de vida de esas entidades es siempre en función del poder del mago que la creó, del poder de las personas que creen en ella y la alimentan con su energía para que la entidad siga dando su protección o su poder. Y también depende de la atmósfera psíquica del mundo. Con esto quiero decir que incluso si a través de los siglos existiera un círculo de hombres rindiéndoles culto a esas entidades que fueron creadas para proporcionarles protección, poder y riqueza.

Pues bien, si la mayoría de los humanos fueran buenos, sensatos, tolerantes, espirituales, etc. Esas entidades serían disueltas automáticamente, aunque hubiera un círculo de hombres rindiéndoles culto. Pero pongan de un lado un grupo de hombres rindiéndoles culto y por el otro lado una humanidad que continua descarrillándose, que continua robando, violando, matando y todas las demás malas acciones, y automáticamente comprenderán que estas entidades creadas por la voluntad de un mago, esas entidades siguen existiendo y siendo alimentadas por las bajas vibraciones que predominan en la Tierra.

Cuando se trata de entidades que han sido atadas a un lugar, como es el caso de algunas tumbas, como es el caso en Egipto, en América del Sur, en ciertas partes del Tíbet y en otros lugares. Pues bien, esas entidades permanecen tranquilas en su rincón, ya que una cadena invisible las mantiene fijas en ese lugar. Esa fue la voluntad del mago de anclarlas en ese lugar, y como la voluntad del mago es lo que le dio vida a esa entidad, la entidad no puede ir en contra de esa voluntad, entonces permanece en ese lugar.

En cambio, cuando las entidades fueron creadas por magos itinerantes, magos que no tenían lugar fijo, que fueron perseguidos, o simplemente que tenían la pasión por viajar, y que crearon entidades cercanas a ellos, atadas a ellos, pero no fijadas en un lugar para así poder acompañar al mago a todas partes a donde él iba. Esas entidades son completamente móviles, y por lo tanto continúan contaminando el astral de la Tierra, siguen inspirando a los hombres, cosas que no deberían ser inspiradas, y siguen alimentándose de las malas acciones de los hombres, de la violencia de los hombres, de la guerra, etcétera, y con ello continúan creciendo.




9.  LIMPIEZA CICLICA DEL PLANO ASTRAL


Es por eso que cíclicamente se efectúa una limpieza profunda del astral. En particular, cada vez que hay un cambio de era, cuando se pasa a un “nuevo mundo”, la Jerarquía de los ángeles tiene la misión de limpiar el “cielo” de la Tierra.

¿Y de qué manera lo hace esa Jerarquía?

No librando una batalla contra esas entidades como podrían imaginar, aunque se parece un poco a eso, con la diferencia que el lugar de la confrontación no es el astral, sino el físico y más precisamente el ser humano.

Es decir que dado que estas entidades no detienen su existencia y su poder que por la influencia que ejercen sobre los humanos, el ángel no va poderlas destruir que cambiando el comportamiento de los humanos. Y cuando a veces, en escritos esotérico, religiosos, e incluso en algunos cuentos, les hablan del combate entre el diablo y el ángel en el interior de un hombre, la alusión no es del todo falsa.


Esto no quiere decir, ya que sería mal comprenderlo, que invisiblemente, al lado de ustedes haya una entidad, un demonio tratando de tomar control sobre ustedes, y del otro lado un ángel que trata de impedírselo. Esto no sucede de esa manera: como si hubiera dos perros peleando por un hueso, y el hombre que está entre los dos, es la marioneta jaloneada de la historia.

Esto no sucede exactamente así, porque simplemente el hombre tiene la capacidad de rechazar la influencia negativa. Para eso, sólo se requiere que desarrolle un poco de sentido moral, un poco de espiritualidad, un poco de luz, y automáticamente esas creaturas del astral no pueden tener más influencia sobre él.

Entonces, esa persona ya no será influenciable por esas entidades oscuras, en cambio el ángel va tener que batallar enormemente para tratar de evitar que esas entidades influyan a otros hombres, a otras capas de la humanidad. Y, al mismo tiempo que el ángel va a hacer frente a esas entidades, en primer lugar va a tratar de despertar al hombre para que este ya no sea influenciado, porque es él quien está en juego, no es la Tierra, ni siquiera es el Cosmos quien está en juego, sino el propio hombre. Y mientras el hombre no conoce su propia fuerza, su propia voluntad, su propia luz, el ángel tiene que recordárselo:

« ¡Atención! No te dejes devorar por esas entidades. ¡Ten cuidado! No te dejes influenciar. Durante un tiempo puedo protegerte, pero muy pronto aprende a protegerte por ti mismo, porque tú eres un ser divino. »


Y hay que recordárselos constantemente a los hombres, y hay que constantemente limpiar el astral, ya que al mismo tiempo que algunas entidades se disuelven de esta forma, hay cientos de otras que vienen de ser creadas.  ¡Gracias a Dios!  Estas son mucho menos poderosas, porque no fueron creadas por magos, sino simplemente por el temor de los hombres, por la agresión de los hombres, las crisis sociales, los problemas de dictaduras y de revoluciones, etc. Estas entidades son menos “mágicas”, no están individualizadas, no van a existir por mucho tiempo, pero aun así puede envenenar la atmósfera durante un cierto tiempo.

Y cuando se trata de dirigir las energías, de preparar filtros para que atenúen la intensidad de esas energías, de hacer llegar tal o tal color a un lugar determinado de la Tierra, de hacer descender cierto rayo sobre tal chakra de la Tierra para que irradie en toda la humanidad. Pues bien, cuando hay que hacer todo eso con precaución.  ¡Nos pasaríamos con gusto de esa polución!  Porque si bien es cierto que la mayoría de esas entidades viven poco tiempo, pero como constantemente están reapareciendo, en realidad es una polución continúa.


Es por eso que se les pide, en la medida de sus posibilidades, que participen en la limpieza del astral de la Tierra (por lo menos en eso). Y con esto no quiero decir que tengan, al igual que los ángeles, que ir a luchar contra el mal, enfrentarse a las entidades nefastas.

Ustedes nunca requerirán tener que enfrentarse cara a cara con esas entidades, pero en cambio, si son canales de la Luz divina, aunque sea en una pequeña proporción, van a participar en disolver lo que es irreal, lo que es ilusorio. Y por lo tanto, los ángeles y los maestros van a poder concentrarse plenamente en las poderosas entidades que fueron creadas por magos, y que pueden vivir durante miles de años, y molestar a la humanidad durante todo ese tiempo. Si ustedes son capaces de hacer una parte del trabajo, eso permite que les quede un poco más de fuerza a los ángeles y a los maestros, para hacer la otra parte del trabajo.

(Y aunque el trabajo en grupo es mucho más poderoso, si están solos, entonces conéctense con la Jerarquía blanca y vuestra labor será igual de efectiva, además que ese trabajo les va a generar un karma positivo muy beneficioso para ustedes. Ver meditación para colaborar con la logia blanca)

Cuando se les propone de dinamizar la Tierra por medio de oraciones y de meditaciones. Se trata justamente de eso. De limpiar el astral. No se trata de querer transformar a la humanidad de la noche a la mañana, y esperar que todo el mundo se vuelva bueno y espiritual. No sean tan ilusos. En cambio, con las oraciones de grupo, con las visualizaciones de grupo, con las invocaciones de grupo, ustedes pueden perfectamente limpiar el astral, y así liberar a ciertas personas de la influencia negativa de esas entidades. Y algunas de esas personas encontrándose liberadas, podrán dejarse inspirar para hacer el bien e ir hacia la espiritualidad.

Lo que no quiere decir que ustedes hayan ejercido una influencia directa sobre esas personas, pero habiéndolas liberado, ellas podrán tener la libertad de escoger la espiritualidad, porque no deben de olvidar que los seres humanos disponen del libre albedrío. Y esto es lo que diferencia el mago blanco (y en general los miembros de la Jerarquía blanca) del mago negro. El mago blanco siempre respeta el libre albedrío de los demás.



10. EL IMPULSO CREADOR DE DIOS SE ENCUENTRA TAMBIÉN EN EL HOMBRE


Entonces, cuando se habla (en el ámbito esotérico) de fuegos, deben de comprender que TODO es fuego, hasta el propio pensamiento. Incluso los símbolos que son emitidos por la actividad de pensar son fuego. Y hasta la propia conciencia es un fuego.

Ahora bien, hablar del pensamiento diciendo que es un fuego e imaginarlo como tal, implica que todo lo que el pensamiento va a emitir, va a estar dotado con un poder (ya que el fuego es poder). Y es ahí donde venimos a hablar del fuego eléctrico, el cual es el fuego del poder divino. No hay otro.

Cuando un hombre desea el poder, ya sea a nivel de su personalidad en un plano muy material, o ya sea algún ocultista que desea adquirir un poder paranormal, o cuando se trata simplemente de un loco que quiere dominar el mundo, ese deseo que siente el humano, siempre está incitado por la inspiración y la coexistencia con el fuego que hay en su interior y que es el fuego eléctrico.

Ese fuego al principio es mal interpretado (al igual que todas las realidades divinas son mal interpretadas al inicio) por los humanos, y cuando digo esto, no estoy diciendo que el hombre es un burro que decididamente no entiende nada de nada. No.

No es así.

Simplemente con esto quiero decir que encontrándose en un proceso de desarrollo, los seres humanos van a expresar en un inicio los principios divinos de forma burda y paulatinamente (a medida que vayan evolucionando) irán expresando esos principios de manera cada vez más perfecta.

Por otra parte, las jóvenes almas encontrándose sumergidas en la materia, es normal que en una primera etapa, expresen de manera material, los principios divinos que llevan en ellas. Y es así que el principio creador de Dios se encuentra en el hombre y en la mujer, a través del instinto de procreación, a través de la necesidad de tener hijos.

Es exactamente la misma ley, la misma realidad la que se ejerce, pero si ustedes toman esa realidad en su punto más alto, entonces contemplarán la emanación creativa de Dios, y si toman esa realidad en su punto más bajo (en su aspecto más material), entonces encontrarán hombres y mujeres que quieren hacer bebés. Es exactamente el mismo impulso creador, pero vibrando en niveles diferentes.

Ahora bien, cuando las jóvenes almas han terminado de jugar al papá y a la mamá, y que en su interior se dicen:

« Bueno, ya son quinientas o seiscientas vidas que llevo descendiendo a la Tierra para cuidar niños una y otra vez. Y no que me aburra, pero como que ya me estoy cansando. Así que siento que ya fue suficiente de tener hijos, uff... »

Y así, paulatinamente el deseo se agota, y cuando hablo del deseo, no me estoy refiriendo al deseo sexual, sino al impulso creativo vivido al nivel de la materia. Y ese impulso se va atenuando cada vez más, y entonces el alma en su interior se dice:

« Pues bien, tengo ganas ahora de crear otra cosa. ¿Qué es lo que puedo crear? »

Y las ideas le vienen y va querer crear desde las cosas más alocadas, hasta las cosas más sensatas. Algunos van a querer ser artistas y crear obras para transmitir una cierta belleza o alguna emoción. Mientras que otros van a querer crear estructuras y se van a volver arquitectos, ingenieros, etc. Y otros van a querer ir más lejos y van a quererse crear a ellos mismos, primero como discípulos y luego como adeptos.

Y así, a medida de su evolución, los seres humanos van a ir expresando todas esas leyes, todas esas realidades divinas (que también yacen en ellos) de maneras cada vez más elevada y de manera cada vez más parecida a como las expresa Dios.

Y esto no quiere decir que el instinto de procreación sea algo subalterno o bajo. Para nada. Al contrario. Es una actividad muy importante, porque de ella depende que las almas humanas puedan seguir viniendo al plano físico para evolucionar. Simplemente les digo que es una etapa en su desarrollo y que todo está muy bien cuando se efectúa en su momento adecuado. Y aquí les mencioné el impulso creador como ejemplo, pero no es el único, existen otros aspectos en la naturaleza humana que también corresponden a realidades divinas que los humanos manifiestan en su expresión más material. Y que a medida que vayan evolucionando, las van a ir expresando de manera cada vez más similar a su expresión inicial divina.

Pero regresemos al poder divino, al hombre y al fuego.

¿Por qué digo que el fuego eléctrico es el único poder en el Universo?

Porque simplemente, cuando hay creación, al mismo tiempo hay mentalización. Y es que es indisociable la relación entre mentalización y creación. Lo que no quiere decir que para poder crear, Dios primero lo piensa. No. Así no va el asunto: hay emanación, y al mismo tiempo que hay emanación, hay creación de un mental que lo podríamos llamar “el Mental divino” y que es simplemente la Inteligencia cósmica (o sea el rayo tres).

Por lo tanto, no hubo en la creación un momento en donde Dios se rascó la cabeza preguntándose: “¿Bueno, y ahora qué voy a crear?”. Un momento en donde las Jerarquías divinas aparecieron y también se cuestionaron: “¿Y nosotras qué vamos a hacer?”.  Y un momento donde apareció el hombre y se interrogó: ¿Qué principios voy a desarrollar?

No

Todo eso vino al mismo tiempo.

Surgió Dios, surgieron las Jerarquías divinas, surgió el plano físico, surgieron los humanos.



11. EL DESARROLLO DE LA AUTOCONCIENCIA



(La autoconciencia es la capacidad de tomar conocimiento de su propio ser.)

Y cuando el ser humano surgió en la Tierra [en esta cuarta ronda], ya estaba provisto con sus principios superiores (mente, alma, espíritu) en él. No hubo un tiempo en que obtuvo la mente, y luego un tiempo en el que obtuvo el alma, etc. Todo eso lo recibió al mismo tiempo. Pero eso no quiere decir que el hombre ya detenía el control sobre esos principios, porque en realidad el hombre ejerce el verdadero mental desde hace poco.

Sin embargo, él estuvo provisto desde el origen de su creación. El plan está en él, pero la parte del ser humano que fue hasta la materia, esa parte que podríamos llamar: “la unidad personalidad”. Esa parte no podía articular el mental, no podía articular ni siquiera el intelecto que en la medida en que un cuerpo físico se prestara suficientemente y que cuerpos sutiles fueran lo suficientemente receptivos para poder emitir la actividad mental.

Porque en realidad, ustedes no sólo piensan gracias al cerebro y ustedes no se encuentran en un estado de poder pensar sólo porque disponen de una conciencia (o sea de un testigo interno). Ustedes pueden pensar como lo hacen actualmente, sobre todo porque existe también toda una red sutil y energética que crea esa capacidad. La base directiva en el plano físico, cierto, es el cerebro. El motor es la conciencia, pero lo que va permitir de darse cuenta que se está pensando es el desarrollo de la autoconciencia, ya que el mero hecho de pensar no es suficiente.

Los animales piensan constantemente, pero no lo saben. Ellos no son conscientes que lo están haciendo. ¡Incluso los árboles piensan!

Se los aseguro. Incluso un árbol es capaz de pensar, de percibir que hace frio o hace calor, que tiene sed o que ha bebido demasiado. Incluso un árbol es capaz, pero no sabe que está pensando, no se da cuenta del hecho. Simplemente hay una reacción, exactamente como un músculo que se encuentra disociado supongamos del cerebro de un individuo, si se estimula el músculo y se encuentra todavía vivo, este va a reaccionar.

(Obviamente el pensamiento de un animal y aún más el pensamiento de un árbol es muy rudimentario. Ellos no se van a poner a entamar grandes debates filosóficos, pero al igual que los humanos y a su nivel, también piensan.)

Al igual que cuando se arranca el corazón de un animal que acaba de ser asesinado. Durante todavía un largo tiempo, el corazón seguirá latiendo, porque todavía hay algo de energía. Eso no significa que el corazón esté consciente de sí mismo, es un movimiento que hace por automatismo.

Así que para que el hombre pueda pensar y saber que está pensando, se necesita crear de la misma manera que hay en el ojo la capacidad de captar una imagen. Y resulta que la imagen que se capta se encuentra al revés. Por lo tanto, se requiere que haya algo al interior de la cabeza para que invierta la posición de la imagen y así enviar la información de manera correcta a la persona.


De la misma manera funciona el pensamiento.

Por lo tanto el funcionamiento es: yo veo y me hago un pensamiento a propósito de lo que veo, pero lo que me va permitir darme cuenta de ese pensamiento, y por lo tanto estar profundamente consciente de lo que veo, es el proceso de regreso de imagen, el proceso de espejo. Y ese proceso de espejo puede únicamente tener lugar en el cuerpo astral.

Por lo tanto, antes de que viniera en la humanidad esta gran toma de conciencia, esta capacidad de ver y darse cuenta que se está viendo, fue necesario, para que los humanos pudieran volverse autoconscientes y plenamente autoconscientes como ahora es posible (sin que haya en ello una connotación espiritual), fue necesario ante todo que los humanos desarrollaran plenamente el cuerpo astral y que este se encontrara en perfecto funcionamiento.

Hubo por lo tanto, tiempos en los que los hombres, aunque disponiendo de cierto pensamiento, ya que el pensamiento siempre ha fundamentalmente existido desde el momento en que la Jerarquía que guía la evolución de la humanidad decidió unificar a los humanos. El pensamiento siempre ha existido, pero este no era tan autoconsciente como lo es en la actualidad. Y hubo por lo tanto épocas donde hubo que desarrollar enormemente el cuerpo astral y es lo que condujo a la catástrofe de la Atlántida.
 



12. LA RAZÓN OCULTA DE LA DESTRUCCIÓN DE LA ATLÁNTIDA



Esta catástrofe fue hasta cierto punto inevitable y aquellos que juzgan a los Atlantes diciendo:

« ¡Qué peste con esos tipos, tuvieron que hacer caer a la humanidad! ¡Qué no podían guardar sus manos en sus bolsillos en vez de estar agitando sus baritas de hechiceros! »

Aquellos que juzgan de esta manera, es porque no conocen como procede la evolución de la humanidad, su desarrollo oculto. Había que desarrollar plenamente el cuerpo astral. Lo que significa que el cuerpo astral iba a estar fuertemente exacerbado. En ese momento de la evolución, el cuerpo astral iba a ser el lugar donde las energías iban a apoyar lo más fuerte. Lo que implicó que los humanos iban a volverse particularmente consciente en ese nivel.

Los atlantes por lo tanto, estaban extremadamente conscientes del plano astral, lo que ha llevado a ciertas personas a afirmar que los atlantes estaban sometidos al astral. Lo cual no es completamente cierto, ya que hay una diferencia entre estar consciente a cierto plano de existencia y pertenecer a ese plano. Por ejemplo, los animales no son responsables de su violencia. Viven en el plano físico, pero no tienen una consciencia en el plano físico para decirles: “¡Atención! No hay que atacar a los humanos”.  En cambio estar consciente significa tener la capacidad de ser un testigo y tener la opción de decisión.

Por lo tanto, aunque era inevitable que el cuerpo astral de los atlantes se volviera tan enorme, tan hinchado, que el orgullo, la vanidad y la ambición los tentara enormemente, siempre tuvieron la posibilidad de tomar una elección. O sea que un hombre, a pesar de ser llevado al extremo de lo que puede soportar, como individuo social, o como individuo perteneciendo a cierta raza, siempre tiene la opción de decisión.

(No hay que irse a los extremos, o culpar a los atlantes de todo, o al contrario, exonerarlos de toda culpa.)

No hay que pensar que como hubo que desarrollar enormemente el cuerpo astral y que ese desarrollo sucedió con los atlantes, entonces, si enloquecieron por el poder, tal vez no fue su culpa, ya que fueron las víctimas de un momento de la evolución humana, padeciendo por las energías que la Jerarquía enviaba en ese momento.

No piensen así, porque si bien los humanos, cada cierto tiempo son sometidos a la alquimia energética que los hace evolucionar (y por eso son sometidos a presión al momento de recibir una nueva iniciación para su desarrollo como sucede actualmente). Siempre está posicionado en ellos, en lo más profundo de su alma, la consciencia para hacer la diferencia y poderles hacer decir:

« Bueno, en este momento paso por un mal periodo, que sea para mi propio desarrollo o para la evolución de toda la humanidad. Paso por un mal periodo, pero aun así, no tengo el derecho de hundirme ejerciendo de manera negativa las energías que recibo. Siempre debo utilizarlas de manera positiva. »

(Lo mismo se aplica en la actualidad. Sin importar la situación, no debe tomarse como pretexto para hacer daño a los demás.)

Cuando esta transformación es propuesta de manera individual, se elige a la persona, y es raro que el discípulo rechace el bien que le es hecho y ejerza en mal la energía que le es dada. En cambio, cuando la alquimia energética se lleva a cabo de manera conjunta sobre una raza o sobre toda una humanidad, los discípulos no son escogidos.

¡Es para todo el mundo que pasa!

Y cuando el desarrollo sucede para todo el mundo, la adquisición de un mayor poder cayendo en individuos que no están todavía suficientemente desarrollados, va predisponer al desastre, y es lo que condujo a la catástrofe de la Atlántida.

El reino de la Atlántida fue destruido no porque sus sacerdotes los más avanzados se hayan vuelto locos, sino porque los sacerdotes los menos avanzados se volvieron mayoritarios y comenzaron a poder manipular las fuerzas tan bien como lo hacían los sacerdotes avanzados, pero terminaron haciéndolo con locura y con fines egoístas. Y cuando el número prevalió sobre la pureza, la civilización atlante se derrumbó.

Del mismo modo, todas las civilizaciones son siempre arrastradas por el número. No porque los grandes Iniciados que las guían se hayan vuelto locos, sino porque, a causa de la evolución, la energía que es enviada, se vuelve cada vez más accesible para todos.

Esta energía llegando a todo el mundo, desarrolla los poderes latentes, incluso en aquellos que todavía no están listos para desarrollarlos. Y son esos individuos que volviéndose cada vez más numerosos, contribuyen a estropear la sabiduría iniciática que es dada y a que las civilizaciones se desmoronen

¿A partir de ese momento, qué hace el Maestro que está a cargo?

El Maestro que se encontraba a cargo de esa civilización, en ese momento toma todo lo que posee de Dios y que daba a los atlantes. Enrolla sus papeles de la sabiduría. Guarda todos sus documentos en donde están inscritas las frases claves, las claves de poder, las invocaciones a los ángeles y a las grandes entidades cósmicas. Y se lleva la llama que está en el altar que representa la presencia divina y que sirve de punto de iniciación y de bautismo.


A partir de ese momento, cuando todo va mal, se lleva todo eso y se refugia en las montañas a la espera de un tiempo mejor, pero sin resentimientos. El Maestro no se dice al momento de partir:

« ¡Decididamente estos humanos no valen nada!  Siempre es la misma historia que recomienza. Saquean todo. No comprenden nada. Destruyen, violentan, profanan, y ahora tengo que partir a hurtadillas bajo mi capa e irme a esconder lejos. ¡Decididamente, mejor me hubiera quedado en Shambala! »

El Maestro no piensa de esa manera porque Él sabe. Él conoce los ciclos y sabe que inmancablemente momentos de lo que podríamos considerar una temporal decadencia van a surgir.

Mucho tiempo antes, el Maestro comienza ya a paulatinamente disminuir el efecto iniciático de su presencia. De la misma manera que la energía desciende cada vez más intensamente en el mundo para hacer evolucionar a los humanos (lo que desarrolla al mismo tiempo los puntos negros que llevan por dentro esos humanos, para que esos puntos negros puedan ser evacuados). De la misma manera el Maestro que está a cargo, comienza a restituir su luz a la Logia de Maestros a la que pertenece, hasta el día en que finalmente no queda de su presencia casi nada, y este procedimiento se efectúa de manera natural.

No es de repente, un día, que el Maestro se da cuenta que Dios y él, ya no son los bienvenidos y que deben exiliarse. Él sabe que eso sucederá, y que debe irse preparando mucho tiempo antes. Él sabe que eso es algo normal, como ustedes saben que es normal que su hijo reaccione de tal o de tal manera de acuerdo a una determinada circunstancia. Y no es necesario utilizar la clarividencia para saberlo. Lo saben. Conocen la naturaleza del niño, la naturaleza del evento, y sólo pueden tener razón de la conclusión a la que llegan.

Del mismo modo, el Maestro sabe qué va inevitablemente suceder a raíz de los trabajos efectuados con ciertas energías. Es como en la actualidad, considerando el trabajo que se lleva a cabo con ciertas energías. El Maestro sabe exactamente cuáles son los riesgos y cuál es la parte de la humanidad que representa un peligro, porque esa parte va a exteriorizar de manera negativa la energía que reciben.

Es por eso que en la evolución humana se tiene que hacer una cosa después de la otra. No se puede hacer todo al mismo tiempo. Y contrario a lo que se piensa, primero se tiene que hacer la cosa más importante, el aspecto más necesario, y luego se puede efectuar los aspectos secundarios.



13. ¿POR QUÉ SE ESCRIBIÓ LA DOCTRINA SECRETA?


Parecería lógico que en la enseñanza primero se den pequeñas cosas para atraer la atención de la gente, y ya que el pueblo está concientizado, interesado, dar la cosa principal. Pero en realidad hay que proceder al revés, y dar primero lo que es importante, aunque parezca incomprensible para los hombres, como son las explicaciones esotéricas sobre la Cosmología, la Divinidad o el Universo, y luego proseguir con los detalles. Como fue hecho, en el siglo pasado, por ciertos Maestros que elaboraron la Doctrina Secreta.

¿Por qué es que, en una época en la que todavía era muy difícil hablar de conceptos esotéricos, de repente, un ser se levanta y comienza a explicar desde el punto más alto, hasta el punto más bajo de la Creación?

Porque simplemente, al explicar lo más importante primero, se evita crear redes de energía discordantes y por lo tanto, hay la formación de un egregor que podrá un poco mejor supervisar a la humanidad.

Mientras que si comenzamos a inspirar a la gente hablando un poco de todo, un poco de Dios, un poco de los Maestros, un poco de las energías, un poco de las ondas de fuerza, etc. Como se hace en la actualidad, eso da lugar a la cacofonía, y en la cacofonía no hay una base de referencia, no hay una dirección de construcción, y eso no es válido.



14. EL HOMBRE ESTÁ DESTINADO A RECIBIR EL PODER DE DIOS


Para comprender la relación que hay entre el hombre, su poder creador y el poder que representa el fuego eléctrico, se tiene que comprender primero lo que es la evolución humana en su conjunto. Ya que tratar de entender la naturaleza del poder divino, corresponde justamente a estudiar la evolución de la humanidad, debido a que precisamente esa es su aventura cósmica. Eso es justamente lo que se les ofrece a los seres humanos: el de volverse cada vez más poderosos. Por lo tanto, toda su evolución consiste en desarrollar cada vez más el poder y la conciencia.

¿Por qué también la conciencia?

Para poder cada vez más controlar y manejar de manera inteligente y sabia el poder del Universo y así a su vez volverse un dios creador. Y es por eso que si la conciencia le ha sido dada al ser humano, no es sólo porque el hombre ha sido creado a imagen de Dios, y Dios es una gran CONCIENCIA. Si la conciencia le ha sido dada al hombre es sobre todo porque también es el medio por el cual el hombre va lograr aprender a controlar el poder que va poseer, ya que Dios también es PODER.

Y tan pronto como se concibe al ser humano como un ser que va a recibir el poder de Dios, automáticamente la lógica nos dice que:

-       primero el hombre tiene que desarrollar la sabiduría, la inteligencia y el discernimiento para que no vaya a utilizar inadecuadamente ese poder y termine haciendo mil destrozos,
-       que progresivamente tiene que desarrollar la capacidad de ejercer ese poder,
-       y que principalmente va a tener que desarrollar la conciencia de su poder, y ahí es donde ustedes tienen dificultad para seguir.

¿Qué es lo que quiero decir con “la conciencia de su poder” y que ahí es donde les cuesta trabajo ponerlo en práctica?

Lo digo porque

¿Quién puede venir afirmarme estar plenamente consciente de su divinidad?

Todos ustedes saben que son Dios, lo han leído, lo han reflexionado, les parece consistente, lo aceptan, pero la conciencia de ello todavía no la tienen adquirida.

Saber que uno es Dios no es levantarse y tener el ego inflado como el universo diciéndose  ¡Qué inmenso Soy...!
Tampoco es volverse hipersensible a todas las realidades de la divinidad (la realidad del amor, de la luz divina, etcétera).
Levantarse una mañana y saber que uno es Dios, es sentir no sólo que se está consciente que uno es Dios, sino que además, gracias a esa conciencia y por esa conciencia, saber que uno es al mismo tiempo un poder inmenso.

Poder y conciencia van de la mano, y es justamente también el problema que tiene el hombre en el transcurso de su evolución, porque al mismo tiempo que para volverse cada vez más consciente, necesita más energía. Si se le da mayor energía, puede que busque desarrollar más su poder y no necesariamente su conciencia. Y esto es lo que va dar lugar al surgimiento de un montón de gente teniendo poder y ejerciéndolo a mal.

Es por eso que inevitablemente, los Maestros que guían la evolución de la humanidad, conocen los obstáculos que tendrán lugar. El mago negro que de repente aparece en el camino no es una sorpresa ni para los Adeptos, ni para los Maestros. La sorpresa es tal vez el nombre que lleva:

« Vaya, no me esperaba que fuera Sancho o que fuera Gerardo quien se volviera así, pero sabía que alguien se volvería un mago negro porque es inevitable. »

Por lo tanto, a medida que evolucionan, tienen que comprender que no sólo están desarrollando su conciencia, o sea su capacidad de contemplar a Dios en toda su inmensidad y de viajar a través de la grandeza de los planos de existencia, sino que también al mismo tiempo están desarrollando el poder. Y ese poder se encuentra dormido en el hombre, todo abajo del chakra raíz y es llamado kundalini.


Pero, de hecho, kundalini es sólo el aspecto visible de un poder más grande que es el fuego eléctrico y que es el verdadero poder del Alma.




15. EL ASPECTO OCULTO DE KUNDALINI


Siempre hay y es inevitablemente, un lado exotérico (público) y un lado esotérico (oculto). Para todo aspecto de la creación así es: hay una explicación que se le da al público, la cual es verdadera, cierta, pero no es necesariamente la última verdad, y luego hay un aspecto que permanece escondido, oculto, y este aspecto, es la última verdad.

En la constitución oculta del hombre sucede lo mismo, existe la kundalini que muchos de ustedes conocen, porque muchos instructores y libros hablan de ella, porque algunos clarividentes pueden verla y porque incluso la puede manipular si tienen desarrollado cierto grado de poder y saben cómo hacerlo. Pero de hecho, kundalini no es más que el aspecto visible de un fuego todavía más poderoso que es el “fuego eléctrico” del hombre y que es el verdadero poder del alma. Este fuego sagrado no es manipulable por los hombres comunes, este fuego sagrado no es kundalini, pero por densificación de su radiación, por concretización de su substancia, va generar (en un nivel vibratorio más denso) a kundalini.

Y de hecho, este fuego sagrado no se revela en el ser humano que sólo cuando kundalini ha sido perfectamente controlada, o sea que kundalini se ha elevado hasta el chakra coronario y que durante todo el recorrido de su ascenso, sólo ha encontrado la pureza de la intención en el adepto.


En ese momento solamente el fuego sagrado se manifiesta, y es en ese momento donde todo parece posible al Maestro, por lo menos para quienes lo miran desde el exterior y observan estupefactos los milagros que realiza. En cambio, un hombre que ha logrado elevar su kundalini (me refiero a un autentico mago o hechicero) podrá ejercer ciertos poderes pero no todos, y ciertamente no va poder evitar la muerte. A pesar de sus grandes poderes va a morir como los demás. Mientras que aquel que ha encendido el fuego sagrado en él, le es posible alcanzar cierta forma de eternidad. (ver ¿es posible ser inmortal?)

Y no sólo le es posible alcanzar la eternidad, sino que todas las acciones le son posibles, por ejemplo, podrá sanar cualquier padecimiento, cualquier enfermedad, sin importar que tan grave y profunda sea la causa, porque el fuego sagrado tiene el poder de quemar el karma del otro y así a través del fuego sagrado, el karma del otro se extingue.

En cambio, imaginen a alguien que ha desarrollado bastante el poder de kundalini (ya sea en el transcurso de sus vidas pasadas, ya sea por medio de actos mágicos) y se encuentra en esta vida con la kundalini hasta cierto grado activada, lo que le va permitir por ejemplo de ser un autentico curandero. Pues bien, esa persona va a poder sanar por medio de su poder, pero sólo en la medida en que el otro sea sanable por medio de ese poder. Pero en cambio no va a poder actuar como redentor, y es por eso que mucha gente que ha pasado por las manos de un curandero y que todo parece haber sido resuelto, seguido se dan cuenta que unos meses después el problema vuelve a aparecer.

¿Por qué vuelve a resurgir el padecimiento?

La razón es porque el sanador, por medio del poder que le procuró el manejo de su kundalini, pudo arreglar el problema en el aspecto físico, pero no pudo verdaderamente quitar el origen de ese problema, el karma, o si prefieren el pecado, para utilizar términos más cristianos. Algo que en cambio podía hacer muy bien Jesús cuando decía: “Va, tus pecados te son perdonados”.


Jesús de hecho no necesitaba cerciorarse de qué padecimiento el otro estaba sufriendo y buscar un tratamiento para sanarlo. Simplemente veía el pecado, lo quemaba y el otro estaba curado. Esto se logra mediante la acción de ese fuego sagrado que todo verdadero Maestro necesariamente ha plenamente desplegado y que viene mucho después de la subida de kundalini, porque kundalini comienza a moverse tan pronto como recibe cualquier iniciación.

Incluso si van a escuelas esotéricas aunque estas se encuentren ya muy deformadas y que parecen haber perdido desde hace mucho tiempo su afiliación iniciática. Bueno pues incluso en esas escuelas que ya están muy deterioradas. Si todavía detentan un egregor, ciertas palabras de poder, ciertas formulas, ciertos símbolos que están cargados y que pueden crear una verdadera pequeña iniciación en los humanos. Pues bien, incluso esa pequeña iniciación puede provocar movimientos y aceleraciones en la kundalini.

Lo que no quiere decir que a partir de mañana tienen que precipitarse a todas las escuelas esotéricas que existen (que preciso la gran mayoría son fraudulentas) para obtener todas las iniciaciones posibles esperando así comenzar a elevar su kundalini. Nada más van a perder su tiempo porque si no tienen un control sobre esos movimientos, entonces kundalini se vuelve a dormir. Pero simplemente se los comento para que comprendan que por todas partes pueden encontrar medios para hacer mover kundalini y no por ello ya van a evolucionar.

Hay por ejemplo, personas que habiéndose caído accidentalmente sobre sus caderas, sintieron claramente una columna de fuego elevarse subiendo por su espalda y poco después desarrollaron algún poder oculto como la clarividencia, la capacidad de sanar, la capacidad de escuchar voces, o cualquier otra cosa.

¿Cómo es posible?

Porque si se puede lograr de una manera tan simple, entonces desde mañana todos los discípulos deben entrenarse a caer desde la escalera más elevada que encuentren y ¡funcionará!

(Aquí Pastor es sarcástico, no lo tomen tan literal, ya que esos casos son muy raros y sospecho que esas personas a quienes les sucedió, llevaban ya cierto desarrollo previo en vidas pasadas, porque en la inmensa mayoría de los individuos que se cayeron así, lo único que sintieron subir en su interior fue un gran dolor…)


¿No es que ponga en duda su inmensa sabiduría venerable gurú, pero está seguro que así voy a poder despertar la kundalini?
Si te digo que así es como yo la desperté, y si no se logra a la primera lo repetimos y repetimos hasta que ¡funcione!


Si el ascenso de la kundalini no puede por sí sola iluminar a un individuo (contrario a lo que pretenden algunos instructores y movimientos que no saben realmente del asunto) es porque existe otro fuego que está velado. Fuego que es el aspecto oculto del poder del hombre y que en el ocultismo se le conoce como “el fuego sagrado” o  “el fuego eléctrico”.

Y aunque por el momento no tengan acceso a ese fuego sagrado en toda su intensidad, pero para que se den una idea de lo qué es, sepan que es el mismo fuego que circula (obviamente en un grado de intensidad mucho más pequeño) en vuestro sistema nervioso. De hecho, para intentar experimentarlo, para encontrarlo aunque sea en su punto de exteriorización más bajo, se requeriría que descendieran vuestra conciencia hasta en el flujo vibratorio que hay en vuestro sistema nervioso, y entonces comenzarían a comprender lo que es realmente el poder, lo que es vuestro poder verdadero.


¿Por qué es en el sistema nervioso que viene a manifestarse físicamente el fuego eléctrico, el poder del hombre?

La razón es porque el sistema nervioso es el lugar del cuerpo que es todavía lo suficientemente sutil para ser una red de energías y que al mismo tiempo es lo suficientemente concreto para estar en relación directa con toda la vida física y emocional de la persona. Por lo tanto el sistema nervioso tiene una relación directa al mismo tiempo con la individualidad y la personalidad del individuo.

Y para explicar un poco más: la sangre es el aspecto más concreto, el “fluido más físico” del alma como consciencia. Y es por eso que durante la misa, como también en épocas antiguas, el ritual que se lleva a cabo se encuentra relacionado con la sangre (durante la misa se habla de la sangre de Cristo, y en la Antigüedad durante los sacrificios, se usaba la sangre de un animal o de un humano). Cada vez que en un ritual es evocada la sangre (que sea por el pensamiento o de manera concreta) es el alma la que es simbolizada, mientras que cuando el ritualista toma la espada o el bastón, es el fuego eléctrico el que es simbolizado.

Y es por eso también que el ritual es de hecho el plan de convergencia de todos los estados de los humanos, de todas sus actividades también y de todo su desarrollo.




16. FUTURO DERRUMBE DE LA MASONERÍA Y OTRAS INSTITUCIONES INICIÁTICAS


Ahora bien, al hablarles sobre la importancia de los rituales, no quiero que por ello piensen que su evolución tiene que pasar por los rituales y que por lo tanto, se pongan a visitar todas las logias masónicas y otras que existen, considerando que por ahí se va a efectuar vuestro desarrollo.

No

De hecho, existen diversas maneras de proceder en un ritual, y una de ellas es de simplemente ser un observador del ritual, como así sucede, por ejemplo, durante la misa.


Para nosotros, de acuerdo a nuestra apreciación personal, sería más favorable que un ritual público como lo es la misa, fuera algo donde la gente pudiera también participar. Donde las personas pudieran también tener un papel activo y no sólo pasivo como sucede actualmente. Para así, entrar un poco más en lo que va a ser el ritual que existirá en el futuro, en donde cada uno tendrá un papel activo y no existirá más esa separación entre: por un lado, los agentes de la ceremonia, y por el otro lado, los que sólo son espectadores. Todo el mundo tendrá que participar para reunir, de hecho, al interior de ese ritual, todos los tipos de energía (todos los rayos).

Hoy en día, cuando van a la iglesia, ¿qué sucede?

Todos los rayos se manifiestan durante la misa, es cierto, pero únicamente para el maestro de ceremonia (o sea el sacerdote) y no para los feligreses. Para las personas que asisten, se trata del sexto rayo que vibra en ellas. Mientras que para el oficiante vibran todos los rayos, porque es él quien manipula todas las energías, porque él es la acción mientras que los demás son sólo observadores. Y lo mismo ocurre en los otros cultos religiosos.

Así que para que todos los presentes se beneficien con todas las energías que se manifiestan durante la misa, se requiere que cada uno tenga un momento para sí mismo, un momento para ser un medio de acción como lo es el cura. Se requiere por lo tanto que el ritual pueda ser aplicado por todo el mundo y que exista un tipo de misa (y esta existirá) donde cada uno podrá oficiar. Esta manera de oficiar, de hecho ya se hace actualmente en los grupos esotéricos tales como la masonería. Aunque para ser exactos, habría que decir que en realidad es la masonería quien va a volverse cada vez más parecida a la misa.

¿Por qué fenómeno?

Simplemente porque la masonería se va abrir al exterior, y va hacer lo que la iglesia ha estado haciendo de manera oculta: su acción de servicio hacia los humanos, su acción iniciadora sobre todo.

(En un aspecto esotérico, la iglesia por medio de la misa, el bautizo y otros rituales que efectúa, permitió que los humanos recibieran ciertas iniciaciones de manera masiva. Y esa labor, lo va a retomar esta vez la masonería al abrirse al exterior. Al incorporarse los rituales masónicos en la misa del futuro, esta va iniciar al público en general y también de manera masiva, a las iniciaciones de la masonería, que hasta ahora estaban reservadas sólo para sus miembros y que son en un aspecto energético, más avanzadas que las iniciaciones dadas por la iglesia. Así, la humanidad va avanzando por el sendero iniciático. Obviamente a un paso mucho más lento y retrasado que como lo hacen los discípulos.)

Lo que quedará de la masonería tendrá que hacer esta labor. Lo que va por lo mismo redefinir completamente la masonería, porque hasta ahora, la masonería o francmasonería ha sido una institución que se ha mantenido en relativo hermetismo. Y claramente separada de la religión y de la misa.

Hasta ahora, ha habido por un lado, los francmasones, y por el otro, los religiosos.  ¡Y jamás se miran de frente!  “Nosotros no somos de la misma categoría” es lo que ellos se dicen. Pero para el ser humano que es el objetivo de la existencia de estas organizaciones. Para ustedes que son el objetivo de su acción.

¡Todo será transformado!

Y para eso, se requiere que la masonería se derrumbe, que sea completamente colapsada, que su poder caiga, que también caiga su reputación. Porque cuando algo se derrumba, no es sólo porque los maestros “cierran el tubo” y cortan la energía que envían. Sino que ese derrumbe se produce en todos los aspectos de la institución. Lo que implica que si esa institución existió enormemente sobre el plano físico, entonces, todo lo que pueda haber como medios de destrucción sobre el plano físico van a ser puestos en acción para provocar su derrumbe.

Resulta que la masonería en la actualidad ocupa una cierta posición privilegiada. Esa posición le será retirada, y no por veredicto divino, sino simplemente porque cuando la energía se retira (porque una forma debe dejar de existir) un fenómeno de destrucción se entama en todos los planos de existencia de esa entidad, de esa institución, o de esa religión. Por lo tanto, habrá a la base de su declive, que sea la masonería, pero también de otras organizaciones que tal vez conocen menos públicamente. Habrá a la base de su declive, grandes escándalos públicos, grandes problemas de reputación, y su estructura se quebrará.

También habrá problemas en la transmisión iniciática. Con esto quiero decir que los oficiantes no sentirán más, ni la energía pasar, ni la enseñanza dada como siendo la verdad existente. Lo que disminuirá enormemente su fe en la institución, lo que a su vez empobrecerá la renovación del personal, lo que terminará por reducir la organización a cero. Pero es sólo cuando un ser muere que puede renacer.

Lo que simboliza el fénix

Por lo tanto, sólo será cuando todas las actuales sociedades iniciáticas se hayan derrumbado, que un nuevo orden podrá surgir. Y cuando esa destrucción ocurra. No deben correr alarmados en todas direcciones, quejándose de que ya nada existe, y jalándose los pelos diciéndose:

« Pero no lo entiendo. Esa escuela esotérica era muy buena y ahora ella está completamente derrumbada. No logro comprender lo que sucede. ¿Pues no que los maestros quieren que evolucionemos? ¿Entonces porque todas las instituciones que sin embargo tenían un buen fundamento están cayendo?  Y no sólo ya nadie quiere adherir a ellas, sino que los que siguen adentro, destruyen casi con gusto lo que todavía queda. »

Y no comprendiendo por qué sucede esa destrucción, no podrán dejarla efectuarse sin una reacción de tristeza, sin una reacción de dolor. Tratarán de consolidar la vieja estructura, pero rápidamente se darán cuenta que no pueden hacer nada, que sus esfuerzos son inútiles. Lo que va poner su confianza en los Maestros en enorme duda. Van a repudiarlos, a ellos y a su enseñanza. También van a repudiar a la gente que todavía asiste. Van a decirse: “son ellos quienes no están lo suficientemente desarrollados”.

Error

Si ustedes no ven el signo de los tiempos, van a estar profundamente confundidos, van a repudiar la enseñanza e incluso a Dios, y ese desprecio seguramente va a perjudicar vuestro desarrollo que tanto esfuerzo les ha costado. En cambio, si comprenden las razones, entonces, se puede que hasta incluso participen a su destrucción. De manera inteligente, cierto. Pero estarían dispuestos a hacerlo para que el cambio no sea tan brusco y así puedan ayudar a otros que siguen confundidos. Es por esa razón que les informo. Para que sepan lo que va a producirse y actúen con discernimiento.

Por lo tanto, no deben perder vuestro tiempo y vuestra energía a intentar de consolidar lo que existe actualmente. Al contrario, hay que investir en lo que es a venir, que simplemente es una forma más elevada de lo que es actualmente la expresión de la sabiduría divina.

(Por expresión de la sabiduría divina, entiéndase las iglesias en su aspecto exotérico, y las instituciones herméticas en su aspecto esotérico.)

Sin duda, la forma actual de esta expresión es muy hermosa y digna de vuestra atención y por eso la aprecian tanto. Pero para que esa expresión tenga una existencia y una utilidad en el nuevo mundo, hay que desencarnar su forma. O sea tomar la esencia de la expresión y replantearla de nuevo en otro lugar, porque es únicamente en ese otro lugar (el nuevo mundo) que la esencia podrá reflorecer de nuevo.

Esto no significa que desde mañana deben repudiar todas las instituciones esotéricas que existen. Simplemente les digo esto para que puedan entender lo que va a suceder y no se pierdan en las temporales decadencias que surgirán, que no son más que apariencias, ya que el derrumbe es para dar lugar a algo mejor. A una expresión todavía más elevada de la divinidad.

Mientras tanto, ustedes pueden seguir yendo a las viejas expresiones de la sabiduría que existen, a las antiguas expresiones de la energía. Pero háganlo con inteligencia. No vayan para instalarse, sino para instruirse, para mejor comprender la enseñanza, también para que se fortalezcan, y así puedan trabajar más efectivamente en lo que está por venir.

¿Qué es lo que está por venir?

Porque si sólo los enviara hacia lo desconocido, sin darles aunque sea una idea de lo que se espera, mi discurso estaría incompleto.

¿Entonces, qué viene?

Lo que se espera en el futuro, es lo que es presentido en los clichés que circulan acerca de la Nueva Era, en donde la religiosidad es remplazada por la sabiduría, en donde el egoísmo global es remplazado por la fraternidad planetaria, y en donde los esfuerzos de iluminación efectuados actualmente de manera individual, se vuelven un objetivo universal. Y con esto quiero decir que los hombres ya no trabajarán únicamente en su propio porvenir, como sucede tan a menudo hoy en día, sino que también trabajarán en un grupo, de manera a poder influenciar a la humanidad en su totalidad.

Lo que implica que los seres humanos de ese nuevo mundo, tendrán no sólo una consciencia individual, sino también una consciencia que comenzará incluso a ser planetaria. Y esto no quiere decir que todo el mundo recibirá una gran iniciación, sino que los humanos comenzarán paulatinamente a considerar a la humanidad como una entidad propia que hay que apoyar.

Y es que deben de saber que ustedes no evolucionan sólo por ustedes mismos, para convertirse en un discípulo, luego en un adepto y por fin en un Maestro. Ustedes pertenecen a una gran familia y esa gran familia (la humanidad) es una gran entidad cósmica. Y esa entidad cósmica conoce también diversos estados de ánimo, diversos estados de conciencia, y sobre todo, al igual que ustedes, pasa por iniciaciones también.


Cuando esa entidad cósmica pasa por un momento iniciático (como sucede cuando hay cambio de era) automáticamente todas sus células, o sea todos los humanos, viven una iniciación (aún sin haberlo merecido) y experimentan un estado de conciencia completamente diferente. Pero para lograrlo, es necesario que la humanidad entera (como entidad propia) haya hecho un esfuerzo de evolución, para que la alquimia cósmica surta efecto. Y para ello es necesario que todas sus células, o sea todos nosotros, seamos receptivos y también que hayamos adquirido una cierta evolución.

Funciona exactamente de la misma manera que cuando el discípulo va a recibir una iniciación, él tiene que prepararse previamente, lo que puede incluir pasar por una purificación física.

¿Y qué es lo que genera esa purificación del cuerpo físico?

Aquellos que no saben mucho del asunto van a suponer que es para eliminar las toxinas y así poder presentar un cuerpo limpio. Y es cierto en parte, pero ¿con qué propósito?

El propósito es que a través de esa purificación, sus células van a ser concientizadas, y es únicamente llevando al iniciador un cuerpo en donde ustedes y las celulas que los componen, se encuentran concientizados hasta lo más profundo que hayan podido, que la iniciación podrá efectuarse. Y lo mismo sucede a un nivel más vasto con ese ser cósmico que es la humanidad.




17. ¿POR QUÉ NO SIEMPRE FUNCIONA EL PENSAMIENTO POSITIVO?


Ustedes no se encuentran disociados de vuetras células, ya que todo lo que ustedes piensan, sus células lo piensan también: por reflejo.

Por lo tanto, cada vez que piensan en algo, ese pensamiento genera ciertas vibraciones que van a programar a sus células.  ¡A todas sus células!  Sin importar que estas sean las células de la sangre, o las células del hígado o de la medula espinal, etcétera, poco importa.

Sus células no tienen la capacidad de distinguir si el pensamiento es bueno o malo, simplemente reciben una impresión generada por la vibración del pensamiento, una impresión que sus células no pueden ni juzgar, ni tampoco siquiera repetir. Simplemente reciben la vibración y se moldean a ese pensamiento.

Lo que implica que si ustedes tienen tendencia a decir constantemente cosas negativas de ustedes mismos como por ejemplo: “ya no sirvo para nada” o “todo el tiempo estoy cansado”, etc. Sus células van a trabajar para que su decreto se haga cada vez más realidad, y cada vez van a sentirse más cansados y más inútiles.

O también cuando caen en un desequilibrio físico como por ejemplo cuando se enferman. Si están demasiado conscientes de su enfermedad, o si piensan demasiado en alguna deformación que tengan, o en algún problema físico, o en su incapacidad en esto o en su incapacidad en lo otro, o en su disminución de capacidad en algo, etc. Simplemente están reforzando el problema.

Así que si quieren liberarse de esa situación tienen que hacer lo contrario, pero cuando digo hacer lo contrario, eso NO significa que desde mañana le van a hablar a sus células, diciéndoles puras cosas bonitas y lindas, como por ejemplo:

« Bueno, a partir de ahora, mis pequeñas compañeras, vamos a pensar completamente otra cosa. Vamos a pensar que somos muy grandes, muy fuertes, muy sanos y eternamente jóvenes…»

Ustedes no pueden esperar que la situación vaya a cambiar, simplemente porque ahora decretan lo contrario.

¿Entonces, qué actitud deben de tener entre esos dos extremos?

Deben de tener la actitud justa, y para eso deben de estimar lo que es adecuado. Ustedes no pueden pasar de un día para el otro, de una incapacidad que conocen y a la que han estado reforzando durante mucho tiempo con sus pensamientos, a un gran control de la cosa o a la abundancia de lo que actualmente recienten como carencia. Por ejemplo, para alguien que experimenta una disminución de la vista, esta persona no puede esperar que ordenando ahora a las células de sus ojos que vean bien, con eso ya va a tener una excelente vista.

¿Por qué razón?

Porque si desde años y años, sus células han estado condicionadas a generar una incapacidad, y de repente, reciben la orden contraria de ahora generar la capacidad, simplemente sus células no van a obedecer. Van a reaccionar como si la orden fuera una mentira.

Sus células van a reaccionar exactamente como los soldados de un ejército reaccionarían, si de repente un general que no conocen se les apareciera y les diera una orden contraria a la que están acostumbrados a ejecutar, que por ejemplo, les dijera: “regálenle flores al enemigo en vez de atacarlo”. Los soldados van a pensar que ese general está loco o que es un traidor, y por lo tanto, no van a obedecerlo y van a rechazar la orden.


Lo mismo sucede con las células, así es que si quieren ver cambios verdaderos, tienen que cambiar poco a poco el pensamiento.



18. HAY QUE DESCENDER LA CONCIENCIA AL INTERIOR DEL CUERPO PARA ENTENDER SU ENFERMEDAD Y SANARSE


Sin embargo, cuando se quiere realmente sanar, lo primero que hay que hacer es tomar consciencia de la causa de su padecimiento, porque la mayoría de las personas, ni siquiera están conscientes de qué es lo origina sus deficiencias. Por ejemplo, se dicen:

-        “Pues sí, tengo la vista que disminuye.”

Y se ponen anteojos. ¿Pero es qué realmente introducen su consciencia al interior de sus ojos para sentir lo que les ocurre?

No, simplemente hacen una constatación y reaccionan a esa constatación. En cambio, si descendieran su consciencia al interior de sus ojos y sintiera la debilidad que se manifiesta en ellos, entonces serían más capaces de dirigir su energía para resolver esa situación. Y así por ejemplo, en este caso citado de disminución de la vista, se darían cuenta por “casualidad” que el problema no viene del ojo, y que por lo tanto no hay que darle órdenes a las células que componen el ojo.

La persona se daría cuenta que el problema en realidad viene de un intercambio químico que está mal equilibrado y que se efectúa incorrectamente entre las glándulas que se encuentran en el interior de su cerebro, justo detrás de los ojos.


A partir del momento que la persona sabe que es esa glándula en particular la que hay que sanar, porque el hecho de haber descendido su consciencia en su órgano, le permitió revelarle la situación exacta del padecimiento y el lugar exacto donde se encuentra el problema. A partir de ese momento, la persona no va a enviarle ordenes de componerse a sus ojos, sino a su glándula pituitaria, y poco a poco, va a ir revertiendo el proceso. Y si realmente tiene fe, si realmente quiere hacer el esfuerzo, si considera esa sanación como siendo algo útil. Pues bien, la persona puede incluso lograr hacer desaparecer por completo su debilidad.

De la misma manera para todos los otros problemas. Siempre hay que observar y sentir el lugar donde se origina el problema, pero no se puede saber dónde se origina el problema que si descienden su consciencia al interior de ese problema, que si descienden en su enfermedad, que si descienden en su neurosis, o en su traumatismo.

Y si descienden por ejemplo en su úlcera, entonces los medicamentos se vuelven inútiles, porque comienzan a trabajar en el lugar exacto donde se origina el padecimiento. Pero mientras no desciendan en su úlcera, entonces sí, tendrán que tomar medicamentos, porque no se sentirán responsables de su úlcera. Dirán:

« Son los nervios, y si tengo los nervios tan tensos es a causa de mi jefe, o es a causa de mi pareja, o es causa del trafico, o es a causa de mi madre, etcétera, etc. »

Pero si en vez de esquivar el problema, achacándole la culpa a otros, descienden su consciencia adentro de su ulcera, entonces van a percibir el lugar donde se produce la tensión, y puede que no sea el jefe, o al menos el jefe sea simplemente una causa entre tantas otras. Pero que la causa principal sea algo más profundo, que es completamente personal a ustedes y que no tiene necesariamente que ver con los demás. Y a partir de ese momento, pueden sanarse.

Cuando se encuentren enfermos, o si tienen problemas con su temperamento, o cualquier otro padecimiento que sea físico, emocional o psicológico. Recuerden siempre al momento de la crisis, descender y tratar de sentir lo que provoca su enfermedad, lo que provoca su enojo, su ansiedad, o cualquier otra cosa que sientan.

Es descendiendo en el corazón del problema con el testimonio que es vuestra consciencia que podrán verdaderamente encontrar una solución. Nadie pude hacerlo por ustedes, ni siquiera un curandero. En cambio si ustedes descienden, todo les es posible.

Pero descender y contemplar el funcionamiento de un órgano no es una cosa fácil. Elevar la conciencia para contemplar a Dios no es una cosa fácil, y descender la conciencia para contemplar la célula, tampoco lo es. De hecho, es exactamente la misma dificultad. Por consiguiente, así como desarrollarán el talento para meditar, y por lo tanto para ascender, así también desarrollarán su capacidad para descender y contemplar el proceso de actividad de su materia.



19.  EL PODER DE DIOS


Antes de finalizar mi discurso, quiero hablarles un poco más sobre el poder de Dios. Lo que nosotros (los maestros) llamamos el fuego eléctrico no debe de ser confundido con lo que podríamos imaginar ser la Conciencia de Dios, o sea el fuego cósmico. Si bien, todo es fuego (energía) incluso la conciencia, el fuego eléctrico es completamente diferente. Se trata de una sola y misma sustancia: el Poder divino.

El fuego eléctrico no reflexiona, aunque sin embargo sea una inteligencia, eso es seguro. Eso le es dado, ya que para poder ser un fuego constructor, se requiere ser inteligente. Sin embargo, es una inteligencia que no está individualizada. De manera que ese fuego es la substancia con la que las Jerarquías divinas (y en particular la Jerarquía angelical) van a trabajar. Así es que el fuego eléctrico no es una sustancia divina que va generar una jerarquía de seres, como es el caso para las otras sustancias divinas (el fuego cósmico). Por lo tanto, no van a encontrar al ángel o al serafín del fuego eléctrico (aunque ellos lo controlen) para dar un ejemplo. El fuego eléctrico es de hecho lo que en el cristianismo llaman el Espíritu-Santo.

¿Qué hace el hombre con el fuego eléctrico?

Los seres humanos lo van a ir poco a poco despertando y aprendiendo a controlar en el transcurso de sus iniciaciones, a medida que evolucionan. En un inicio a través de la kundalini que es la manifestación del fuego eléctrico en el hombre, y posteriormente a través del fuego sagrado que es la manifestación del fuego eléctrico en el Maestro (en el hombre cósmico”) y que es un aspecto superior de kundalini, del cual podremos hablar en otra ocasión.

¿Qué hacen los ángeles con el fuego eléctrico?

La Jerarquía angelical son los detentores del fuego eléctrico. Con él, sus altos jerarcas en un primer lugar controlan los ciclos del tiempo, y en segundo lugar determinan las formaciones de la materia. Y para llevar el discurso más lejos, es por la formación de los cristales (la familia más elevada del reino mineral) que las grandes Inteligencias que formaron la Creación pudieron perfectamente ordenar todos los átomos que después dieron lugar a los siguientes reinos: al reino vegetal, animal y humano.

Si se pudo realizar con los cristales, eso significa que se puede también realizar en los demás reinos. O sea que los cristales son el lugar donde la jerarquía creadora testa (si puedo exprimirme así) su capacidad de creación. Y si todo se pasa bien ahí, entonces es como un fuego verde que es dado para que entonces todo el resto de la creación se lleve a cabo.


Por lo tanto, los cristales son el lugar físico donde se podrá más concentrar, ver y recibir el fuego eléctrico. Y es por eso que no se debe hacer no importa qué con cristales, porque son el lugar donde el fuego eléctrico atraviesa por excelencia. Por lo tanto, ¡mucho cuidado!  Nada de jueguitos con los cristales.  ¡Discernimiento!  No utilicen los cristales que, ya sea por amor, ya sea porque saben muy bien lo que están haciendo. El fuego eléctrico es como un relámpago. A menos que puedan ser un gran mago y actuar como pararrayos, no podrán manipularlo sin ser gravemente dañados.

Los Maestros enseñan poco a poco a los humanos a colaborar con el fuego eléctrico. Aunque la manipulación de los humanos con el fuego eléctrico pasará inevitablemente (o más bien dicho, repasará inevitablemente) por una colaboración con el reino angelical, porque el reino angelical es el controlador del fuego eléctrico.

Por lo que, quien dice: manipulación del fuego eléctrico, dice automáticamente: colaboración con la Jerarquía angelical, alineamiento con las leyes de la Jerarquía angelical (que es la ley de Dios). Simplemente, porque todo en la creación tiene lugar de esa manera. Los ángeles fueron predestinados a desempeñar ese papel en la creación. Por consiguiente, el ser humano, encontrará tarde o temprano un ángel en su camino. Les deseo para ustedes que sea lo más pronto posible.


Les envío un cordial saludo.